Seguinos en redes

Deportes

Evento de cicloturismo solidario colaboró con el Merendero Los Guerreros

Sin la cantidad de inscriptos deseada pero con cierta recaudación destinada a la institución del barrio Las Flores, Gabriela Larios trazó un balance de la primera edición.

Con el objetivo de colaborar con una iniciativa local y comenzando a fijar una fecha en el calendario de actividades de la ciudad, durante el fin de semana largo del 12 de octubre se desarrolló la primera edición del Cicloturismo Solidario, en esta oportunidad, a beneficio del Merendero Los Guerreros de calle 88 esq. 13. Gabriela Larios, su impulsora, analizó en EL DIARIO DE MIRAMAR un evento que organizó casi en soledad y presente en cada detalle.

«La repercusión fue muy buena, aunque no hubo muchos inscriptos la gente se fue muy conforme. Al haber una inscripción y costo, se entiende que la gente trata de reducir sus gastos al máximo posible», introdujo. Entre las localidades de procedencia de los ciclistas se contó Pilar, Tandil, San Cayetano, Claromecó, Santa Clara, Batán y Necochea, e increíblemente tan solo cuatro pedales de Miramar. «La gente de afuera se quedó disgustada con la participación local, porque es una ciudad vinculada con el ciclismo. Pero me quedo con las cosas buenas: gente de afuera, que apoya, y lo vamos a seguir haciendo y el próximo año será mejor», sentenció.

Respecto a cada jornada, Larios comentó: «El primer día fuimos a Rocas Negras, con casi 50 kilómetros porque a la vuelta nos fuimos al Merendero para que conozcan el espacio. El segundo día hicimos 92 kilómetros hasta Mechongué, con mucho viento de ida y más de vuelta y un recorrido muy lindo. Y el tercero ya eran pocos porque mucha gente regresó». «Lo principal es que fue una experiencia muy linda y esto va rumbo a ser declarado ‘de interés municipal’. Tengo que agradecer muchísimo al Intendente, al director de Deportes Adolfo Ferrari, a Tránsito, a Gustavo Grandinetti del Golf y a todos los auspiciantes de Miramar», añadió la organizadora.

«Los gastos fueron muchos, lo que quedó es poco pero seguiré porque quiero lograr que se termine la cocina del merendero para tener un lugar techado, seguro que con un té a beneficio, o algo por el estilo. Y quiero dejar en claro que la inscripción se cobró porque no le puedo pedir a un cicloturista que traiga un ladrillo, una bolsa de cal o chapas», se sinceró Gabriela, quien busca seguir ayudando a Vanesa y Javier de Los Guerreros. «Que se acerquen al lugar, que lo vean y puedan colaborar. A aquel corralón con una chapa, a aquella gente con una bolsa de cal o un ladrillo, será bienvenido para esta institución», señaló.

Sobre el cierre, agradeció a los diferentes medios de comunicación locales y nacionales que replicaron el mensaje. Y a los vecinos de Miramar les pidió «que no seamos tan individualistas y que aprendamos a convivir entre todos para hacer algo grandioso y lindo». «A ponerse las pilas porque entre todos podemos salir adelante. Este evento no es para mí ni para llenarme los bolsillos, es para ayudar a un merendero, a chicos que realmente les haga falta», finalizó.

Haga click para comentar

Dejá una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recomendadas