Seguinos en redes

Policiales

Renuevan reclamo de justicia a 8 años del crimen de Laura Iglesias

La lucha se convirtió en mural. En este caso, en la Terminal de Olavarría (El Popular)

La sentencia de 2015 exigió la continuidad de la investigación, que quedó archivada sin avances y con un único acusado condenado a prisión perpetua. Sus compañeras la recuerdan en nuestra ciudad.

Este 29 de mayo se alcanzan los 8 años de la violación y femicidio de Laura Iglesias, trabajadora del Patronato de Liberados Bonaerense que había elegido Miramar para radicarse. El crimen sacó a la luz las pésimas condiciones laborales de la repartición, y la causa judicial dejó una incógnita sobre la participación de más autores, fuera del propio Esteban Cuello, a quien Iglesias fue a visitar ese miércoles y es el único condenado a perpetua.

La mañana previa, Iglesias realizaba una recorrida por el barrio Parquemar cuando se le encajó su vehículo en la Av. 7 de Abril. Siguió su rutina a pie y lo último que se supo de ella fue a la mañana siguiente, cuando fue a buscar su auto y fue hallada a unos 200 metros del lugar.

«Ninguna persona está preparada para que nos pase algo tan horrendo como lo que nos pasó, que de golpe la vida de alguien a quien amábamos se apaga. Pero encima tenemos que salir nosotres a buscar testigos, pelearnos con funcionaries del Poder Judicial para que se tomen en cuenta pruebas, indicios y pericias que no se hicieron», aseguró este viernes Evangelina Cuevas, compañera de trabajo de Iglesias.

«Seguimos afirmando que es imposible que Esteban Cuello haya actuado solo, que por el determinado estrago sobre el cuerpo y las características del hecho haya sido cometido por una sola persona», añadió en entrevista con F5TV y EL DIARIO DE MIRAMAR.

Cuevas remarcó que dentro de las disposiciones en el marco de la sentencia al femicida en 2015 por parte del Tribunal Oral Criminal Nº 3 aparece el pedido de continuidad de la investigación para que se sigan todas las pistas. «En este momento la causa está archivada a la espera de nuevas pruebas. Nadie está haciendo nada salvo nosotres, su familia y las amigas», denunció la trabajadora social.

El mes pasado, la familia solicitó formalmente la Fiscalía local un pedido de medidas de prueba para intentar determinar si Cuello tuvo algún cómplice o «cobertura policial» para cometer el femicidio. El grupo arribó a conclusiones que vinculan la forma de operar con los crímenes de Natalia Melmann en 2001, Mara Matheu en Santa Teresita en 2008, y de Katherine Moscoso en Monte Hermoso en 2015.

En el contexto del femicidio, la muerte de Iglesias dejó al descubierto la paupérrima situación en la que se trabajaba en la órbita del Patronato de Liberados, en su mayoría con labores a cargo de mujeres. «Siguen siendo las condiciones de trabajo en nuestra vida, y por qué no de nuestra muerte. El Tribunal dispuso que la sentencia de Laura sea tenida en cuenta para el diseño de políticas públicas con perspectiva de género a la hora de diseñar dispositivos de cuidado y atención a las trabajadoras», recordó Cuevas. En ese marco, los sueldos soslayan la línea de pobreza y continúan con labores de campo en total y absoluta soledad.

Dentro de las actividades en la previa, en la víspera se desarrolló un Conversatorio organizado por el Grupo de Investigación de la Universidad Nacional de Mar del Plata, Políticas de Protección Social, Políticas Públicas y Desarrollo, con el eje sobre la desprotección social del Estado ante la falta de políticas públicas que aportó la cuestión de fondo en el femicidio de Iglesias.

El recuerdo de Iglesias, que vivía en Miramar desde hace 2 años antes de su asesinato, sigue vigente en Evangelina. «No puedo separar el quién era ella y cómo la recuerdo en el cotidiano, en el mate que nos tomábamos antes de empezar la jornada laboral, escucharla en las reuniones, verla en las intervenciones profesionales y en sus luchas de todos los días. Rescato esa gran empatía y conciencia por el otre, la adhesión y la lucha por los reclamos laborales, porque se garanticen los derechos de la población con la que nosotros trabajamos, y siempre dispuesta a romper paradigmas», recordó en su conclusión.

Haga click para comentar

Dejá una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recomendadas