Seguí nuestras redes

Policiales

Piden retomar la investigación del crimen de Laura Iglesias ante pistas que no se siguieron

(archivo QUÉ Digital)

En 2021 se cumplirán 8 años del brutal femicidio de Laura Iglesias, trabajadora social del Patronato de Liberados que fuera violada y asesinada por un exconvicto. También se cumplen 6 de la condena a perpetua al autor pero en la que los jueces instaron a seguir la investigación por posibles complicidades.

La familia de Laura Iglesias interpuso ante la Fiscalía local un pedido de medidas de prueba para intentar determinar si Esteban Cuello, el único acusado bajo cadena perpetua, tuvo algún cómplice o «cobertura policial» para cometer el femicidio el 29 de mayo de 2013.

Iglesias, trabajadora social del Patronato de Liberados, fue interceptada en Parquemar por Esteban Cuello, un ex presidiario al que conocía por su función. Los jueces fueron claros en su pedido. Al momento de condenar en 2015 a prisión perpetua a Cuello, los integrantes del Tribunal Oral 3 instaron a que se investiguen posibles complicidades porque las conclusiones forenses abrían la hipótesis de más de un asesino.

«Hay muchas irregularidades a la vista en la investigación, fue alterada la escena del crimen, hay un trasfondo sospechoso en el que no se profundizó», analizó Manuel Iglesias, hermano de la víctima y un inagotable luchador por conocer la verdad y reclamar Justicia a 6 meses de ese juicio, en declaraciones recogidas por el diario La Capital.

Desde el proceso judicial en junio de 2015 hasta ahora no hubo ninguna novedad. Recién en la última semana la familia Iglesias, representada por el abogado César Sivo, interpuso ante la Fiscalía Descentralizada un pedido de medidas de pruebas para impulsar la pesquisa.

«Los hechos que se buscan esclarecer ya han sido juzgados en autos, arribándose a una sentencia condenatoria que recayó sobre UNO de los culpables, pero lo que no se puede desconocer es que fue precisamente del debate que surgió con claridad que hubo otros participantes en la muerte de mi hermana», dice Manuel Iglesias en el nuevo escrito.

«Hay muchos puntos oscuros. Un periodista en el diario La Nación describió cómo fue encontrada mi hermana y que sobre el pecho tenía una plancha de stickers. Esos stickers eran para su nieta, pero jamás aparecieron en los informes. Alguien tuvo que haber tocado eso y es relevante, porque se podían haber levantado huellas», comentó el hermano.

La alteración de la escena del crimen que apoya la familia Iglesias ante la fiscal forma parte, según su hipótesis, de un entramado de encubrimiento de otros autores y le atribuyen participación a la policía. «Una compañera de Laura tenía que controlar a uno de los policías condenados por el asesinato de Natalia Melmann. Un día Laura la acompañó, la llevó con su auto y tras eso se hizo un informe negativo. Yo no descartó que haya sido una venganza por eso y que en realidad la agresión estuviera dirigida a la colega de Laura», especuló Iglesias.

Frente a ese panorama de incredulidad y ante la orden del propio tribunal, la familia se esperanza en, al menos, el intento de investigación.

«Hay mucho más. Hay videos que desaparecieron del trabajo de la policía en el lugar, hay declaraciones del condenado que marca claramente a otra persona, hay un número escrito en la palma de la mano de Laura que la fiscal Caro no quiso investigar y todo nos hace pensar que acá hay algo que no conocemos», concluye Iglesias.

Entre las medidas de pruebas solicitadas a la actual fiscal, Florencia Salas, resaltan pruebas genéticas sobre las prendas que vestía Laura Iglesias al ser asesinada y que están preservadas, informes de telefonía y citación a varios testigos.

El caso

En horas de la mañana del 29 de mayo de 2013 a Laura Iglesias se le encajó su automóvil Renault 9 en un barrio de la periferia miramarense, sobre la arcillosa calle De Pouly y su cruce con 7 de Abril. Debido a que vivía cerca, prefirió ir a su casa, almorzar con su hija y regresar más tarde para intentar extraer el vehículo. Cuando salió de vivienda a las 16:30 fue la última vez que se la vio. Recién se supo de ella al día siguiente, cuando su cuerpo fue hallado a solo 150 metros del Renault. Había sido violada, golpeada con un objeto pesado y finalmente estrangulada.

La investigación determinó que el autor del crimen había sido Esteban Cuello, un joven que tres años antes había cometido un abuso sexual en Otamendi por el cual la Justicia de Menores le había aplicado una pena de 4 años bajo el régimen de libertad asistida. Precisamente, eran las mujeres del Patronato de Liberados quienes debían controlarlo. La discusión que abrió el caso fue el de las condiciones de desamparo en las que se mueven las mujeres que trabajan para esa oficina.

En el cordón de la zapatilla izquierda de Iglesias, usado para estrangularla, se recuperó ADN de Cuello, como también en el cuerpo de Laura. Testigos habían visto a Cuello robar el stereo del auto abandonado y, por si fuera poca prueba, en las prendas de vestir secuestradas al asesino había rastro genético de la víctima.

A Cuello lo condenaron a perpetua, pero las dudas sobre más partícipes sobrevolaron el juicio. Los forenses dijeron que en el crimen pudo haber participado solo cuello, pero que no descartaban la posibilidad de alguien más. «Eso le daría sentido a diversas declaraciones escuchadas en la audiencia», sostuvieron los jueces en el fallo. Y por eso ordenaron continuar con la investigación.

Adaptación de artículo de La Capital.

Click aquí para comentar

Dejá una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recomendadas