Seguí nuestras redes

Policiales

Se cumplen 15 años de pedido de justicia por Manolo Duarte

La marcha de 2007 (captura TV - archivo Canal 2 Miramar)

El adolescente salió de su casa un día como hoy de 2005 y nunca volvió. Solo se encontró su bicicleta atada en la punta del muelle y, a los meses, un hueso en la playa que fue identificado como del joven.

Este 4 de octubre se cumplieron 15 años de la desaparición de Armando Manuel Duarte, que casualmente tenía esa misma edad la noche en que dijo dirigirse desde su casa de la Avenida 23 a lo de un compañero de colegio y nunca regresó.

Aún se reclama justicia por el joven, cuya desaparición en democracia tuvo escasos avances judiciales y no motivó detenciones. La causa quedó archivada bajo la caratula «suicidio» al no encontrarse otros indicios que lleven a determinar si fue un crimen o incluso un accidente.

Ese martes 4, al no regresar, sus padres Olga y Armando hicieron la denuncia y a las horas se halló su bicicleta atada con candado y sus anteojos en el morro del muelle de pescadores. La posición motivó que buzos tácticos de la Prefectura Naval Argentina requisaran el sector, sin resultados.

Por esos días, incluso sus compañeros del Instituto Nuestra Señora de Luján y quienes habían ido con él a El Principito colaboraban en la búsqueda, aunque no tuvieron éxito.

Según se desprende de la investigación policial a las 22:30 de ese 4 de octubre, Manolo salió en bicicleta de su casa para dirigirse a lo de un compañero de estudios que vivía en el barrio Belgrano, desde donde se retiró poco después de acuerdo a lo relatado por los moradores. Declaraciones sugirieron que en el domicilio hubo una pelea pero las averiguaciones nunca avanzaron en ese sentido.

El 27 de febrero de 2006, un empleado municipal encontró en la desembocadura del arroyo El Durazno una tibia izquierda. Luego de realizar una prueba de ADN cotejándolo con los de sus padres, el cuerpo forense de la Oficina Pericial de la Suprema Corte bonaerense determinaron que correspondía a Manolo.

Durante varios años, su mamá -ya sin Armando que falleció en 2008- emprendió marchas los sábados por la tarde e incluso montó la «carpa del recuerdo» en la intersección de 21 y 28. Y en 2015, el sector lindero al ISFD 81 y frente a la Escuela Técnica, pasó a ser llamado Paseo del Estudiante – Manolo Duarte.

Hoy, por la pandemia, el aniversario pasó sin conmemoraciones presenciales pero con el reclamo de verdad y justicia de toda una comunidad.

Click aquí para comentar

Dejá una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recomendadas