Seguí nuestras redes

Sociedad

Opinión: Aprendamos a decir No

Última vez actualizado el

Por Nicolás Galante – Director propietario de EL DIARIO DE MIRAMAR

Después de conocida la noticia del siniestro vial del domingo por la mañana, donde falleció una joven de 18 años y cuyos detalles están en otro artículo de este medio, decidí escribir unas líneas al respecto en mi Facebook personal.

Sin lugar a dudas, la noticia afecta mucho más a un rango etario con el que todavía me identifico: el de la juventud. Y si bien una de las ideas originales de EDM fue la de no extendernos con análisis personales, el texto que originalmente se impulsó desde mi cuenta personal se viralizó en las redes.

Por eso lo comparto a continuación, con algunas omisiones por aludir a cuestiones privadas. Pero con un mensaje claro: repensar al momento de salir a la calle y las responsabilidades de ser conductor o pasajero de un vehículo.


Vengo de un día triste donde sentí la necesidad de escribir. Al enterarme de la noticia del siniestro vial de esta madrugada, sentí que en algún momento me pudo haber pasado. No conocí a Sol ni me vinculo con el resto de los ocupantes, pero la historia pudo ser la de cualquiera de nosotros.

No por nada nuestros viejos insisten tanto con que no manejemos cuando salimos, o que por lo menos no sea en ruta. Y lo dice alguien que desde hace casi durante 10 años viaja a Otamendi para juntarse con sus amigos en fiestas. Tuve la fortuna de que dos familias me abrieron las puertas de su casa para que pudiera salir tranquilo, descansar allí y a la mañana siguiente volver.

Pero después, en otro barrio o en otra ciudad, el peligro al volante siempre está. Incluso sin alcohol, porque hasta me ocurrió en plena tarde y sobrio. Lo principal es que ahí me di cuenta que tenía que aflojar un poco.

Estamos en una edad donde nos creemos omnipotentes, donde suponemos que nunca nos va a pasar nada. Error. Un siniestro que hasta pueda causar la muerte te puede pasar en cualquier momento, y éste terminó en un homicidio culposo. Arranqué la mañana reviviendo una historia con distintos nombres y situación, pero con muchas similitudes con otras que conocimos.

Les hago un pedido, y ojalá lo compartan: aprendamos a decir No. No solo a negarse a manejar si se sabe que no estamos en las condiciones de lucidez necesarias. Si ven que no estamos en condiciones para manejar, tienen todo el derecho a sacarnos las llaves del vehículo u ofrecer otro conductor. Si tenemos la desesperación de querer llegar a casa como sea como debe haber pasado, consultemos si hay forma de tomar un colectivo o aunque sea llamar a un remisse; por más caros que sean, el riesgo es menor. Cuando subamos a un vehículo, usemos el cinturón e intentemos respetar las capacidades máximas; no es el “me arruga la ropa” de la publicidad de Luchemos por la Vida, es para prevenir. Y hablando de Luchemos, un informe reveló que los siniestros de tránsito son la principal causa de muerte en el país: 20 personas por día. A veces, justamente, por creer que a nosotros no nos va a pasar.

No quiero buscar culpas y para algo hay una investigación, pero lo de anoche fue totalmente evitable. Y de paso, querrámonos más. No nos privemos de un abrazo, un beso o un “te quiero”.

Perdimos una vida (casi me sale un “otra” vida… y sí, fueron muchos los seres queridos que no están por esos descuidos o fatalidades). Ya sufrimos la absurda muerte de Nardo el martes, cuando quiso cruzar Camino Independencia para llegar a la Yraizoz y no se vieron con el conductor de una camioneta que lo atropelló.

Se fue una chica que no tendrá su egreso el próximo finde, disfrutar con sus amigas ni seguir cumpliendo sus sueños. Y, para terminar de entristecer la escena, me enteré que el tío está viajando a dedo desde Caleta Olivia para poder despedirla.

Repensemos. Frenemos. Amemos.
No nos conocimos, pero hasta siempre, Sol. Y al resto del grupo, fuerzas y pronta recuperación.

Click aquí para comentar

Dejá una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recomendadas